MÚSICOS

00001

javi montero

Un viejo músico me contó que cuando empezó a tocar el acordeón iba y venía, junto a los otros músicos de su orquesta, en bicicleta. De celebración en celebración, bodas, bautizos, fiestas populares, homenajes familiares. De aldea en aldea. En bicicleta. Con sol, frío, con lluvia. De día y de noche. En mi pueblo los músicos con sus instrumentos ya no van y vienen en bicicleta, pero siguen conservando el mismo cometido sencillo, la misma trascendente misión: hacernos a todos un poco más felices.

Más en el Álbum LABORERS.